Consejos de mantenimiento de las ventanas de aluminio

Tener unas ventanas fabricadas en una carpintería de aluminio Madrid es algo muy común en nuestros días, porque pueden adaptarse a la perfección al hueco de la ventana y también a los requerimientos que tenga cualquier cliente.

Muchas personas ya conocen cuáles son las principales ventajas de las ventanas de aluminio, entre las que destacan su resistencia y su bajo mantenimiento. En este artículo nos vamos a quedar con el mantenimiento, algo muy sencillo de hacer para que tengan una vida operativa mucho más útil.

Tips para el mantenimiento de ventanas de aluminio

Nunca está de más limpiar las ventanas cada mes o dos meses y es algo muy sencillo dado que no se requiere un producto específico. Con un poco de agua y jabón neutro sobre un paño humedecido será suficiente. Después, tan solo hay que utilizar un paño de microfibra para secar el aluminio.

No hay que utilizar nunca ni productos químicos ni abrasivos como una esponja metálica para retirar la suciedad más incrustada. En este caso, hay que aplicar agua caliente para que se reblandezca la suciedad y sea más fácil retirarla.

La lubricación también es muy importante para un buen mantenimiento, algo que hay que hacer al menos una vez cada 6 meses. En las ventanas correderas hay que aplicar el lubricante tanto en el cierre de la hoja, aplicando por el interior hacia los mecanismos y en los cojinetes. En las practicables y oscilobatientes será suficiente con aplicar el lubricante en la cerradura, manetas y bisagras.