Curiosidades sobre la Torre Eiffel

Hoy en día el montaje de estructuras metálicas es algo muy común, pero en el siglo XIX no era algo así, aunque se hicieron formidables estructuras de esta clase. Una de ellas es la Torre Eiffel, de la que os vamos a contar algunas de sus principales curiosidades.

Cosas que quizá no sepas de la Torre Eiffel

En el año 1889 se construyó la Torre Eiffel con motivo de la Exposición Universal que se celebraba en París. La idea inicial es que se levantase esta estructura para sorprender a todo el mundo, pero tras la finalización del evento se derrumbase. Al final no fue así gracias al clamor popular, que pidió que se mantuviera, y así ha seguido hasta nuestros días.

Para ser lo impresionantemente grande que es, se tardó relativamente poco tiempo en construirla, unos dos años y dos meses aproximadamente. Hoy en día es uno de los símbolos indiscutibles para el mundo dentro del skyline parisino.

La torre pudo haber estado en España. Gustave Eiffel pensó en Barcelona para colocarla, pero España rechazó el proyecto, algo que no todo el mundo conoce y que hoy podría ser otro de los muchos símbolos que tenemos en España.

Esta estructura metálica tiene un mantenimiento periódico, sobre todo porque es de hierro y aunque se aplican tratamientos anti óxido, siempre hay revisiones para que la estructura se mantenga firme.

Además se pinta cada 7 años, usando para ello más de 60 toneladas de pintura y el proceso dura alrededor de 15 meses, llevada a cabo por 25 pintores que usan una pintura llamada Tour Eiffel Brown, la cual tiene varias tonalidades, siendo la más oscura para la base y la más clara para la parte superior.

¿Conocías estas curiosidades?